▷▷ Dermatofitosis en perros - Causas y Tratamientos ❤️ Saltar al contenido
Todo sobre perros

Dermatofitosis en perros – Causas y Tratamientos

Dermatofitosis en perros

Liquen es el nombre popular para las enfermedades cutáneas causadas por hongos en animales y humanos. El nombre médico para este grupo de enfermedades es dermatofitosis, también se puede encontrar el término microsporia (si la enfermedad es causada por hongos del género Microsporum) y tricofitosis (si la causa es infección por hongos del género Trichophyton). La infección más común en perros es el hongo Microsporum canis.

¿Cómo se produce la dermatofitosis en perros?

La amenaza de infección con esta enfermedad surge del contacto directo con un animal enfermo o con un animal portador (en los gatos, son posibles casos de porte asintomático de Microsporum canis) y del contacto con el entorno donde se encontraba el animal enfermo. Factores de transmisión: varios cuidados: contenedores para el transporte, peines, arneses, bozales, juguetes, lugares para dormir, tijeras para cortes de pelo, etc.

Las esporas de dermatofitos persisten bien en el ambiente externo hasta por 18 meses. La tricofitosis se infecta con mayor frecuencia por contacto con animales salvajes, reservorios del agente causante de esta enfermedad, la mayoría de las veces son ratas y otros pequeños roedores. Algunos hongos del género Microsporum viven en el suelo, por lo que los perros a los que les gusta cavar agujeros o se mantienen en recintos tienen más riesgo de infección.

Los síntomas de la enfermedad

El cuadro clásico de la dermatofitosis (liquen) son las lesiones cutáneas únicas o múltiples en forma de anillo, con caída del cabello, descamación en el centro y formación de costras en la periferia, generalmente no se acompañan de prurito. Las lesiones pueden aumentar de tamaño y fusionarse entre sí. El cuero cabelludo, las orejas, las patas y la cola son los más afectados.

En los perros, se ha descrito un curso peculiar de dermatofitosis con la formación de queriones: lesiones nodulares sobresalientes únicas en la cabeza o patas, a menudo con pasajes fistulosos. También puede haber lesiones extensas en tronco y abdomen, con fuerte componente inflamatorio, enrojecimiento de la piel y picor, formación de costra y pasajes fistulosos. Algunos perros pueden tener ganglios linfáticos inflamados.

Clínicamente, la dermatofitosis puede ser muy similar a una infección bacteriana de la piel (pioderma) o demodicosis, así como a algunas enfermedades autoinmunes, por lo que el diagnóstico nunca se hace basándose únicamente en los signos clínicos.

La mayoría de las veces los perros jóvenes menores de un año padecen esta enfermedad. La aparición de dermatofitosis en perros de edad avanzada suele estar asociada a la presencia de otras enfermedades graves, como el cáncer o el hiperadrenocorticismo, o al uso inadecuado de antiinflamatorios hormonales. Los Yorkshire Terriers y los Pequinés son muy susceptibles a esta enfermedad y tienen más probabilidades de desarrollar infecciones graves.

Diagnóstico y tratamiento

El diagnóstico de dermatofitosis no se puede realizar solo por los signos externos de la enfermedad. El enfoque estándar incluye:

  • Prueba con una lámpara de Wood: identificando un brillo característico;
  • Examen microscópico de pelos individuales de la periferia de las áreas afectadas para detectar cambios característicos en la estructura del cabello y esporas de patógenos;
  • Siembra en un medio nutritivo especial para determinar el género y tipo de patógeno.

Dado que cada método tiene sus propias ventajas y desventajas, generalmente es una combinación de estos métodos o todos a la vez.

El tratamiento tiene tres componentes:

  • Uso sistémico de medicamentos antimicóticos (en el interior);
  • Uso externo de champús y soluciones medicinales (para reducir la entrada de esporas de patógenos al medio ambiente);
  • Tratamiento del ambiente externo (apartamento o casa) para prevenir la reinfección de animales o personas recuperados.
Dermatofitosis en perros tratamientos

En perros y gatos sanos, la dermatofitosis puede desaparecer por sí sola, ya que es una enfermedad autolimitante (que da lugar a muchos mitos sobre los métodos de tratamiento), pero esto puede llevar varios meses y provocar una contaminación ambiental con esporas de dermatofitos y una posible infección de otros animales y personas. Por tanto, lo mejor es ponerse en contacto con una clínica veterinaria para su diagnóstico y tratamiento.

El riesgo de contraer dermatofitosis en humanos surge del contacto con un animal enfermo o portador, y la infección humana ocurre en aproximadamente el 50% de los casos. Los niños, las personas inmunodeprimidas o sometidas a quimioterapia y los ancianos tienen un mayor riesgo de infección.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *